¡Hombres, cuiden su semilla! SDC.com

This post is also available in: Nederlands English (Engels)

¡Hombres, cuiden su semilla! SDC.com

¿Parece o hay más parejas con problemas de fertilidad que en el pasado? Según un estudio reciente, ese es el caso, hay una fuerte disminución en la calidad del esperma entre los hombres occidentales. La cantidad de espermatozoides también disminuyó drásticamente.

La asombrosa disminución.

Hagai Levine, autor principal y jefe de la Pista de Salud Ambiental de la Facultad de Salud Pública y Medicina Comunitaria de la Universidad Hebrea-Hadassah Braun en Jerusalén, investigó el semen y su calidad. Combinó los resultados de su investigación con los de otros 244 estudios realizados entre 1973 y 2011, todos los datos del total de casi 43,000 hombres se volvieron a analizar. La conclusión publicada en la revista Human Reproduction Update fue asombrosa: La calidad del esperma de los hombres occidentales (Europa, América del Norte, Australia y Nueva Zelanda) ha disminuido en un 60 por ciento en las últimas décadas y el resultado final aún no está a la vista, se espera que la calidad caiga aún más en un 1.6 por ciento por año.

¿Qué es la calidad del esperma?

El esperma es una mezcla de líquido y esperma, su calidad depende tanto del número de espermatozoides como de las propiedades de los mismos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), esa calidad se determina por cinco características: La cantidad total de esperma, la concentración, la motilidad, la velocidad del esperma y sus propiedades morfológicas, así como su forma y dimensiones. Según la OMS, un hombre es menos fértil si su esperma contiene menos de 15 millones de espermatozoides por mililitro, pero ya es difícil embarazar a una mujer si el conteo de espermatozoides es inferior a 40 millones por mililitro. 

En 1973, un mililitro de esperma de hombres occidentales contenía 99 millones de espermatozoides, en 2011, solo eran 47 millones.

El número total de espermatozoides en una eyaculación promedio todavía era de 338 millones en 1973, en 2011 había caído a 138 millones. Ambas cifras muestran una disminución importate a la fecha. Debido al bajo número de estudios con hombres de países no occidentales, no se pudo establecer ninguna tendencia.

¿Es correcta la investigación de Levine?

Debido a que las técnicas en los años 70 eran sustancialmente diferentes a las actuales, el análisis de esa época es mucho menos preciso. Además, la investigación de Levine parece unilateral ya que los hombres que participaron en sus pruebas no son una muestra representativa de la población masculina: Un gran número de ellos acudieron a la clínica porque sentían que su esperma no era del todo bueno, por lo tanto, si el porcentaje es correcto, es dudoso, pero es cierto que la conclusión es precisa.

Además, los hombres siempre tienen momentos en el año en que su esperma tiene menor calidad. Esto puede ser por ejemplo, cuando tienen fiebre o resfriado. La temperatura también juega un papel importante. El riesgo de una menor calidad del esperma es mayor para los hombres que trabajan a temperaturas más altas.

Otros factores que pueden desempeñar un papel importante:

Abstinencia: El tiempo entre dos eyaculaciones también determina la calidad de los espermatozoides. Cuanto más tiempo se almacenan en el epidídimo, más rápido envejecen y los nuevos espermatozoides pueden atacar. Por eso, se recomienda un máximo de 2 a 3 días de abstinencia para lograr una calidad de semilla óptima.

El sobrepeso afecta a los espermatozoides ya que demasiados kilos adicionales, confunden el sistema hormonal.

Fumar es desastroso y provoca daños en el ADN de los espermatozoides.

La edad no tiene que ver, no en tener esperma, sino en su calidad.

Los alimentos (Carne procesada, alcohol) y las sustancias químicas que alteran el equilibrio hormonal influyen.

Lo que una mujer pasa a su hijo por nacer en el embarazo, parece jugar un papel muy importante. Si el niño recibe muchas hormonas femeninas a través de sustancias que se parecen a ellas, esto reduce la calidad de la semilla, pero también causa cáncer testicular y problemas relacionados con las hormonas como la obesidad, la diabetes y el autismo. Por lo tanto, existe una relación entre una semilla de baja calidad y la muerte prematura.

El urólogo de Erasmus MC, Gert Dohle, dijo a NOS en 2017:

Si la tendencia continúa, los hombres dependerán cada vez más de los tratamientos de fertilidad como la FIV. La reducción del uso de sustancias que alteran las hormonas, podría revertir la tendencia. Los efectos nocivos se conocen desde hace mucho tiempo y existen alternativas disponibles, pero las fábricas todavía usan en gran escala el plástico, productos de limpieza y ropa.

https://www.sdc.com/es/salud/sexual/hombres-cuiden-su-semilla/

Laat een reactie achter

Uw e-mailadres wordt niet weergegeven. Verplichte velden worden middels * weergegeven